sábado, 5 de enero de 2019

No hay perdices en nuestro final

No sé porqué sigues siendo tan especial, pero lo eres. Por eso cuando el jueves me llamaste ni por un segundo se me pasó por la cabeza decirte que no. Y daba igual la propuesta. Así que me olvidé del pijama, de los dos nórdicos que me prometían calor en la cama -ya quisiera yo que fuera tal como suena- y me pinté los labios de rojo. Lo importante siempre es la actitud, no importa que vistas suéter de lana y vaqueros.

Hace tiempo que nos conocemos. Lo bastante para saber que no estamos escribiendo un cuento de hadas, y que no hay perdices en nuestro final. Pero no es tan fiero el lobo como lo pintan. O al menos no todo el tiempo.


No tengo ni puta idea de qué tal había ido tu día, y no iba a perder el tiempo buscando respuestas. Lo de ser periodista no va conmigo. Pero sé que esa noche querías estar conmigo. Lo importante no es cuántas personas tienes en tu agenda, sino a quien eliges llamar.

Y aunque tú y yo nunca estamos solos, a ratos lo parece. A ratos olvido toda cordura y dejo que nos domine la locura. A ratos invades lo que ha dejado de ofrecer resistencia. A ratos nos vemos en tierra de nadie. Y han vuelto los besos de despedida, y la tranquilidad de no exigir más de lo que nadie está dispuesto a ofrecer. Quizá por eso sigues siendo tan especial.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado eso de "a veces invades lo que ha dejado de ofrecer resistencia".

    Y, mucho, la actitud ante ese encuentro.

    Y eso de que lo que importa es la actitud, no como se viste.

    Que tu año siga como ha empezado.

    ResponderEliminar
  2. Aunque sea un a veces y siendo especial puede valer por muchas más.

    Besos dulces Tatu y dulce semana.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...